miércoles, 15 de julio de 2009

El tiempo

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma,
y uno aprende que el amor
no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad
y uno empieza a aprender.
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes...
y los futuros tienen una forma de
caerse en la mitad.
Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma, en lugar
de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende...
y con cada día uno aprende.

8 comentarios:

Alerion Finigor dijo...

me encanto
sinceramente, me encanto, en serio
hechaba de menos que suieras algo, pero esto valio la pena la espera...

cuidate, y ojala quesigas aprendiendo por mucho tiempo :)

Ronini dijo...

si, nena y nunca dejamos de aprender y graciasa Dios!! que sino aunque a veces a mí también me gustaría desaprender algunas cosas, besos guapa, espero q estés muy bien

ana dijo...

Mi querida amiga, como siempre es una alegría leerte.

Hoy me hacía falta algo así, pero algún día te contaré por qué.

Un beso muy fuerte Noelia.

Alatriste dijo...

Describiste de maravilla lo que es el amor, lo que es la vida. Un continuo luchar contra el tiempo, un continuo aprendizaje. Nunca hay que mirar hacia atrás. Lo mejor está por llegar. Espero que estés muy bien, niña y con ganas de vivir un buen verano. Besos y cuídate.

José Aguilar dijo...

Hola. Soberbio poema. Rotundamente cierto. Pienso que el destino es el viaje y que no podemos querer a nadie sin querernos a nosotros mismos.

EL amor a veces es una etiqueta. Y otras, es motivo suficiente para vivir una vida.

Pasearé por tu jardín discretamente para recoger las flores de tus versos.

Besos de luna.

Alatriste dijo...

Hoy no vengo a leerte, perdóname por ello.

Hoy descubrí que una canción puede hacerte llorar, que la música te hace recordar vivencias de tu vida, las cuales, no tienen por qué ser buenas.

Así que como te considero una buena amistad, quise compartir mi herida contigo, con la esperanza de que la carga sea al fin menos pesada para mí.

Perdón por desahogarme en tu hombro, pero descubrí esta canción por casualidad y no quise sentirme solo ante ella, no quise quedarme abandonado en mi mesa del Café.

Un abrazo fuerte.

http://www.youtube.com/watch?v=6J4H_M3Mckg&feature=related

Alatriste dijo...

¿Cuándo vuelves por aquí? Espero que pronto. Se te echa de menos. Mucho ánimo y confío en que andes mejor. Recuerda que estoy de tu lado. Si te hace falta cualquier cosa, silba, pero no te rindas. Je, je, je. Un besazo y a por todas. Hasta pronto, guapa.

sav dijo...

Gran texto, me gustó mucho.